en torno a nuestro ACTO DE CULTO

Los portaestandartes elevaron nuestros guiones, aparecieron las sonrisas de esa decena de niños que fuertemente asían las borlas de los estandartes o que firmemente portaban la luz, la Coral San Martín entonaba magistralmente el bello cántico de entrada, todo ello nos anunció que el reverendo D. Juan Bautista caminaba hacia el altar.

En los bancos de nuestra arciprestal se encontraban autoridades e invitados que junto a fieles anónimos y numerosos miembros de la Cofradía de  Santa María Magdalena y Jesús del Perdón nos disponíamos a vivir con intensidad uno de los momentos más apreciados por todos , la Eucaristía vivida junto a nuestro hermano cofrade, esos intensos momentos en los que todos al mismo tiempo damos gracias a Dios, esa celebración que con tanto cariño ha sido preparada por todos nosotros , en la que especialmente rogamos por todos nuestros difuntos y  en la que también pedimos por todos aquellos niños y niñas que quieren comenzar sus vidas perteneciendo a esta Cofradía.

Agradecemos profundamente las palabras que como Cofradía recibimos del Rvdo. D. Juan Bautista. Su homilía fue un mensaje de continua esperanza, de un optimismo basado en el amor al prójimo, de un desear caminar junto a Jesús del Perdón y Santa María Magdalena.

En ese 21 de marzo no podíamos ni deseábamos separar de nuestra menoría la estampa vivida en este mismo lugar durante tantos y tantos años. Manolo y Pedro continuaban estando entre nosotros. No queríamos dar crédito a su ausencia física pero en todo instante nos sabíamos acompañados por ellos y así quisimos trasladarlo a su familia allí presente.

Finalizó la Santa Misa y continuó el guión establecido. Nuestro Presidente José María Culiáñez Alenda fue reclamado para allí en el altar y ante la atenta mirada de Santa María Magdalena hacer entrega de forma oficial  del nombramiento de Manuel Maciá Estañ como Presidente de Honor de nuestra Cofradía. La placa en la que se inscribe la distinción, con los rostros de nuestro Jesús y de nuestra Santa como fieles testigos de nuestro recuerdo, le fue entregada a Fina y a Manola, esposa e hija de nuestro querido Manolito.

No puede ser de otra forma. La vida continúa y nos trae también inmensas alegrías. En esta noche no podía ser de otra forma. Diez nuevos rostros, dos niñas y ocho niños, diez nuevos cofrades esperaban en brazos de sus padres el ser llamados para hacerles entrega de la insignia y título de la cofradía. Dos distinciones que les hacen valedores de todos los privilegios de ser miembros de esta nuestra Cofradía, la Cofradía de Santa María Magdalena y Jesús del Perdón.

Albadalejo Escudero, Jorge ; Amat Pascual, Roque Manuel ; Amorós Martínez, Pablo; Fructuoso Pérez, José Luis ; García Marco, José Luis ; Garri Ribera, Rodrigo ; López Salinas, Jorge; Pérez Esteve, Carmen; Pérez Martínez, Daniel y  Rives Palau, Edurne  fueron recibiendo la bienvenida en forma de fuerte aplauso del numeroso grupo de cofrades que allí estábamos presentes. Diez nuevas almas que se unen a esta familia de Semana Santa y por las que todos pedimos que en ellas crezca el amor a Santa María Magdalena y a Jesús del Perdón y que en un futuro sean ellos los que realicen este acto de bienvenida a los nuevos cofrades en este nuestro Día de Culto.

Fue un día inolvidable, una noche en la que sentimientos tan encontrados nos hacen seguir dando gracias, una noche en la que las hermanas Bañón, Conchita e Isabel, fueron las protagonistas del diseñado guión. Dos mujeres, dos cofrades que sin ningún interés personal vienen demostrando un cariño especial hacia la Cofradía, hermanas ellas que desde el inicio han evidenciado, en muy diversas facetas, una labor a destacar y que esta Junta Directiva en justo reconocimiento les nombró  Cofrades del Año 2009.

A vosotras, por ser como sois, os confiamos que Jesús del Perdón procesione en todo momento tan bien engalanado y que luzca en cualquier instante la más dulce de sus miradas. Gracias Isabel. Gracias Conchi.

Estamos seguros y esperanzados que este próximo Día de Culto, que el día 13 de marzo de 2010 cuando nos volvamos a reunir en nuestra Arciprestal de San Martín los rostros de Pedro y Manolo nos obsequiarán con la más esperanzadora de las sonrisas, que mirando a todos nosotros, muy especialmente a Conchi y a Isabel, nos harán llegar el más hermoso mensaje. Ellos ya saben por qué.

JUNTA DIRECTIVA COFRADÍA SANTA MARÍA MAGDALENA Y JESÚS DEL PERDÓN