El sábado día 13 de marzo de 2010, tuvo lugar en la iglesia arciprestal de San Martín, la misa en honor a Santa María Magdalena y Jesús del Perdón, con motivo de la celebración del ya tradicional día de culto a dicha cofradía.

Acto de Culto 01
Acto de Culto 02
Acto de Culto 03
Acto de Culto 04
Acto de Culto 05
Acto de Culto 06
Acto de Culto 07
Acto de Culto 08
Acto de Culto 09
Acto de Culto 10
Acto de Culto 11
Acto de Culto 12
DSCI0045_resize
Nuevo manto para la subida al calvario 1
Nuevo manto para la subida al calvario 2
Nuevos cofrades 1
Nuevos cofrades 2
Reconocimiento cofrades de honor

El altar mayor lucio engalanado, como ya es costumbre cada año, con los símbolos y colores predominantes de nuestra cofradía; aunque esta vez había una excepción, pues junto a ellos se encontraba el nuevo manto que vestirá a la Santa en su subida al calvario, el próximo Viernes Santo.

Una vez finalizada la eucaristía, se procedió al reconocimiento que cada año se les hace a los cofrades de honor. Este año, como no podía ser menos, recaían en los tristemente desaparecidos, Manolo Maciá, antiguo presidente de nuestra hermandad, y Pedro Mellado, cofrade y magdaleno del alma, siempre dispuestos a colaborar desde el mayor de los anonimatos, hecho que aún les describe más como personas.

Tras el acto de reconocimiento, dimos la bienvenida a los nuevos cofrades, y como viene siendo tradición desde hace ya algunos años, cofrades y amigos, nos reunimos en el restaurante Morote; para disfrutar, en compañía, de uno más de nuestros muchos encuentros.

Pocas palabras bastan para describir este encuentro y desde luego todas buenas, aunque sí hay una que expresa lo que sentimos todos los allí presentes, esta fue emoción; emoción sentida tras las palabras de Rosa Mellado, una de las hijas del difunto cofrade de honor. Palabras dichas de corazón que dejaban entrever el gran amor y admiración que sienten por él, ya no solo hacía su persona, sino también a esta cofradía, la cual aprendieron a amar, gracias a su labor.

En definitiva, una noche de júbilo, teñida con algunos momentos emotivos que para nada, hicieron empañar la noche sino todo lo contrario, amar más a esta cofradía y por supuesto a toda la gente que la forma; gente que hace que momentos como estos, puedan disfrutarse.